Quisiera ver mañana un mensaje tuyo. A las siete de la mañana, a las cuatro de la tarde o a las once de la noche. La hora me es indiferente, pero escríbeme algo, lo que sea. Te necesito.

(Fuente: indirectas, vía very-perfect-storm)

Te quisiera tener aquí al lado. Estoy cansada. Me duele todo el cuerpo. Y entre tus brazos sé que encontraría descanso… Dormir abrazada a ti, con tus dedos enredados en mi pelo y prohibición de pijamas. Ven aquí, anda.

(Fuente: indirectas, vía very-perfect-storm)